El hallazgo de una megaestructura artificial en el espacio confirma el origen extraterrestre del monolito de Rivas

 Hace pocos días trascendía en todo el mundo la noticia de que una posible megaestructura de origen artificial podría haberse descubierto a 1500 años luz de la Tierra. El telescopio Kepler detectaba una anómala señal de tránsito en su vigilancia de la estrella KIC 8462852 situada entre las constelaciones de Cygnus y Lyra, lo que hacía pensar a los expertos en la posibilidad de haber hallado una estructura extraterrestre de origen inteligente. En ese momento todos los telescopios de luz visible pusieron sus ojos en KIC 8462852 y el sorprendente resultado que publicamos en este artículo los ha dirigido ahora a Rivas por razones obvias.

Este periódico se ha puesto a investigar y ha conseguido el testimonio hasta hoy secreto de uno de los responsables del ayuntamiento ripense en el proyecto y construcción del monolito de la entrada de la ciudad. En esta sorprendente entrevista descubrimos que, efectivamente, esta llamativa construcción tiene origen extraterrestre y está estrechamente vinculada con el hallazgo del telescopio Kepler.

  Joserra Tículi, antiguo responsable de infraestructuras del gobierno municipal nos recibe en su despacho actual, una réplica de la nave del misterio de Iker Jímenez, “aunque he de admitir que yo soy más de Jiménez del Oso”, nos comenta. El señor Tículi admite que mantuvo el secreto más sorprendente de Rivas y de toda la galaxia por razones obvias, “contar al mundo que íbamos a acometer una construcción tan polémica por mandato extraterreste nos podría haber hecho perder aún más votos si cabe de lo que ya provocó”.

Los extraterrestres nos contactaron después de un pleno en el que acabábamos de aprobar una declaración institucional a favor del gobierno de Hugo Chávez” afirma Tículi, “fue por esta razón por la que los alienígenas pudieron constatar que, efectivamente, Rivas era la ciudad que mejor podría acoger a seres de otros planetas”. El antiguo edil se muestra orgulloso porque, de algún modo, Rivas se había convertido en el pueblo elegido para la llegada masiva al planeta de una civilización extraterrestre. “Y además tenían buenas intenciones” afirma, “en ese momento no había visto aún nada de Tele 5”.

El plan para la venida de las naves espaciales necesitaba de algunas actuaciones referidas a las infraestructuras necesarias, la más polémica era la del monolito de la entrada. Era la señal definitiva para que los extraterrestres atinaran con su aterrizaje y “su construcción se hizo necesaria”, nos cuenta Joserra Tículi “porque en los ensayos previos las naves habían tenido serios problemas al confundirse con el cartel del McDonalds que hay en la zona”. “Lo difícil”, continúa “fue convencer al pleno y a los vecinos sin informarles de la verdad de que era necesario aquel aparato”.

Por desgracia el proyecto galáctico se frustró poco antes de terminarse la obra. “Los extraterrestres se echaron atrás cuando terminaron sus análisis sobre la sociedad humana y se decantaron por buscar otro planeta lo más lejano posible”, cuenta Tículi no sin un claro deje de tristeza “lo malo es que nos dejaron con el cacharro a medias y nunca funcionó bien. Además no podemos arreglarlo, no tenemos ni idea de cómo funcionan estas tecnologías foráneas”.

Y de este modo tan espectacular se aclaran para The Rivas Tribune varios de los grandes enigmas de la humanidad: la existencia de vida inteligente fuera del planeta y la razón por la cual se construyó el monolito de Rivas, a partir de hoy todo un símbolo para los amantes del misterio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s