IBI, excrementos y semáforos, protagonistas del Túnel del Terror del Ayuntamiento de Rivas

  El consistorio ripense no ha querido quedarse al margen, el pasado fin de semana, de una de las celebraciones estrella en el municipio, que año tras año gana adeptos, la noche de Halloween. Por esa razón y atendiendo como siempre las necesidades y demandas de los vecinos, el ayuntamiento ha puesto en marcha este año un pasaje del terror que se ha desarrollado con gran éxito de afluencia y crítica.
Como elementos troncales del pasaje se seleccionaron aquellos que despiertan los miedos más profundos de los ripenses: excrementos caninos cubriendo el suelo; semáforos en ámbar intermitente que viran al rojo cuando adelantamos un pie; inspectores municipales reclamando un IBI astronómico para hacer frente a los sueldos cuasi siderales de los asesores municipales; mascotas desaparecidas buscando a sus dueños y dueños buscando a sus mascotas perdidas, en dos laberintos paralelos que les impiden llegar a coincidir; largas colas de acceso al estanco, para finalmente encontrarlo cerrado; paradas de autobús situadas a la intemperie bajo una tormenta eléctrica de dimensiones épicas, y grandes hogueras de cobre desprendiendo columnas de humo negro, fueron, entre otras, las terroríficas sorpresas que deparó a los visitantes el túnel de terror.

La ambientación del pasaje de Halloween municipal ha corrido a cargo de la conocida agencia de decoración y personal style local, Pijas de Llavero. “Hemos optado por un estilo sencillo y económico, pero sin escatimar en el terror psicológico, explorando los miedos que viven en lo más recóndito de la mente de los ripenses y pulsando en ellos”, explica Nuria Heredia,  responsable de la Gore Shop de la agencia.

Clásicos del terror adaptados a la idiosincrasia de Rivas

Decorar fue una tarea relativamente fácil, ya que llevábamos desde el pasado mes de agosto reuniendo objetos de dudoso gusto y realmente terroríficos de entre los puestos a la venta en el grupo de Facebook de Rivas Vaciamadrid por los vecinos que hacían limpieza en sus trasteros y garajes”, añade. Con todos ellos se ha logrado una ambientación única, que aúna los elementos propios de la idiosincrasia ripense, con referencias de terror clásico. “Las bandadas de agapornis, por ejemplo, viradas al blanco y negro para emular la película ‘Los Pájaros’ de Hitchcock, ha sido uno de los escenarios más celebrados”, resalta Heredia.

El evento, celebrado en la casa consistorial, se ha saldado con un rotundo éxito, no solo de afluencia, ya que fueron más de 8.000 los vecinos que pasaron por él Ayuntamiento portando antorchas y horcas, sino, sobre todo, de críticas, ya que la mayoría de ellos, como no podía ser menos, salieron del pasaje del terror poniendo verde al equipo de gobierno municipal. “Qué vergüenza, dinero para marquesinas no habrá, pero para tontunas…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s