Éxito rotundo de la “Colombian Tour One”, organizada por el Ayuntamiento de Rivas.

 

Por Gordon Shumway (Becario en prácticas)

Tras una semana de desasosegante vacío político en nuestro municipio, en el que los habitantes ripenses nos hemos sentido huérfanos de nuestras rutilantes estrellas político mediáticas, Por fin Pedro del Cura y su sequito  aterrizaron en el helipuerto del auditorio Willy Toledo, donde fueron recibidos en olor loor de multitudes los cuatro palmeros de siempre, después de su exitosa gira por tierras colombianas.

El esperadísimo periplo internacional de nuestros polifacéticos artistas, arranco el pasado día 17 de marzo en la populosa Bogotá,  capital colombiana y ciudad de contrastes, hasta donde se desplazó parte del elenco municipal, para ir calentando el ambiente de sus seguidores colombianos.

Durante tres días, el público bogoteño pudo deleitarse con el pop político-melódico del grupo “El Consistorio” compuesto por los concejales de SOMOS RIVAS; PSOE RIVAS y RIVAS PUEDE, que iniciaron la gira en un abarrotadísimo estadio nacional “Juan Valdés”, en el que ante más de 250.000 espectadores (cuarto de millón arriba cuarto de millón abajo), interpretaron, sus ya famosas adaptaciones político-ripenses de míticas canciones del pop latino. Sublime fue su arranque con la interpretación a tres voces de la canción de Pimpinela “Olvida mi nombre y pega la vuelta” en la que un inspiradísimo Curro Corrales pone el contrapunto a Carmen Pérez y Miguel Quesada en ese ya famoso estribillo que dice:

“¿Quién es?/ Somos nosotros/ ¿Qué venís a buscar?/ Un pacto/ Ya es tarde/ ¿Por qué?/ Porque ahora soy yo quien gobierna en solitario/ Por eso vete, olvida mi nombre, mi oferta , mi cargo/ Y pega la vuelta/ Jamás te pudimos comprender…”.

Para terminar cerrando el concierto por todo lo alto con (el que ya se ha convertido en un himno a la esperanza para todos los votantes de la izquierda ripense)  la adaptación del clásico de Sergio Dalma “Pactar pegados” interpretada por Curro Corrales y Miguel Quesada y con los coros de Carmen Pérez:

“Mandar de lejos no es mandar,/ es gobernar estando solo/ tú criticando en tu sillón,/ y a dos metros de ti / gobernando yo en el polo./ probemos una sola vez,/  pactar pegados como a fuego/ unidos al compás,/  sin separar jamás/ tu grupo de mi grupo…”

Llegado el día 20 de marzo y con un fuerte dispositivo policial, a fin de controlar a los centenares y centenares de groupies (enfervorecidas por el indudable atractivo físico de nuestros políticos), aterrizó el jet privado convenientemente municipalizado en el que se desplazaron los cantantes Pedro del Cura y José Antonio Riber. Conocidos como el “Dúo la Pinza”, esta suerte de Hermanos Gallagher versión ripense, pasó como un ciclón por el aeropuerto “Uribe Vélez” donde fueron recogidos por un séquito de limusinas que los trasladó hasta el modesto hotel de 15 estrellas (pagado gustosamente con el IBI de sus seguidores ripenses). Allí dieron buena cuenta de ingentes cantidades de bebidas espirituosas (a base de ron, piña, hielo y sombrillitas de colores) y, en un arranque de nostalgia, terminaron destrozando el mobiliario de la suite a fin de que la misma se pareciera un poco a lo que es la Biblioteca Central de nuestro municipio.

La apoteosis final tuvo lugar en Medellín, lugar en el que, además de firmar un protocolo de hermanamiento (dada la similitud de la tasa de criminalidad de ambas ciudades), se llevó adelante el último concierto de la gira, con el “Dúo La Pinza” como plato fuerte del cartel.

El recital comenzó con la actuación de “El Consistorio”, que hicieron mover el esqueleto a los presentes con sus éxitos más bailables, como el archiconocido  “El chacacha del metro”, “Mueve tú IBI” o “La sopladora (municipal)”, cerrando la actuación con la esperada canción “Eres tú” del “Dúo La Pinza”, adaptación punk del tema de Mocedades, que dice:

“Toda mi esperanza, eres tú, eres tú./ Quien me salva in extremis/ como fuerte apoyo, eres tú, eres tú./ Así, así, eres tú./ Eres tú el que me aprueba el presupuesto/ Eres tú el voto salvador/ Eres tú, uuuuhhh… eres tú”.

Con esta canción, que emocionó a propios y extraños, se puso la guinda a un inolvidable concierto. Desde el TRT esperamos que los egos personales de estos inconmensurables artistas no provoquen la disolución de estos impresionantes grupos, como ya sucedió en el pasado con Los Back Street Boys o los Hermanos Calatrava que ahora en vez de humor hacen puentes feos y esas cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s