Ante la pasividad de las Administraciones, CDR restaura el orden monárquico en Rivas, coronando a Jose Carlos I de Rivas y V de Vacia. 

Por Gordon Shumway (becario en prácticas)
A las 10:40 del día 25 de abril de 2017 y ante un nutrido grupo de seguidores que colapsaban el salón de su casa la sede local de CDR, don Jose Carlos Querencias prestaba juramento como primer Rey de Rivas Vaciamadrid con el nombre de Jose Carlos I de Rivas y V de Vaciamadrid. Tras lo cual el presidente de la comunidad de vecinos pronunció un sentido y sincero “¡Viva el Rey!”, a lo que las cienes y cienes de personas que se encontraban presentes respondieron “¡Viva!”, pasándose a interpretar seguidamente el nuevo himno nacional ripense que, al igual que el himno español, tampoco tiene letra y cuyo ritmo melódico opta por acordes “latinos bailables” más del gusto de la ciudadanía. 

Con dicha coronación se pone fin a los caóticos 9 días de dictadura republicana instaurada el pasado día 14 de abril mediante la colocación de una bandera tricolor en el balcón presidencial. Fecha infausta en la que un triunvirato homo-chavista usurpo la soberanía ripense, aprovechándose del vacío de poder generado por el merecido asueto de nuestro alcalde. 


Según manifestó a nuestro medio la portavoz adjunta de CDR María Rojo Igualda, “Tras haber denunciado a las autoridades competentes y publicado en las redes sociales, el golpe de estado y la instauración de un régimen republicano en nuestro municipio el pasado día 14, hemos esperado pacientemente durante más de 9 días una respuesta contundente, tanto de Delegación de Gobierno como del propio Rey de España Felipe VI, para restaurar el orden en nuestro municipio, pero ante la pasividad y la inactividad de dichas instituciones nos hemos visto impelidos a tomar esta drástica decisión y restaurar el orden monárquico en la figura de nuestro líder Jose Carlos I.” “Han sido 9 los días” prosigue la portavoz “que nuestro amado municipio ha estado sumido en la anarquía, la violencia y caos republicano, 9 días en los que la ciudadanía se ha visto sometida a la más abyecta arbitrariedad cromática y hoy hemos puesto fin a este pérfido régimen”.

La sobria y solemne ceremonia de coronación finalizó cuando el recién estrenado monarca y su servicio de traducción simultanea se asomaron al balcón para pronunciar el tradicional discurso de investidura a los miles de vecinos y vecinas que allí se congregaban, del cual les extractamos los siguientes pasajes: “Comparezco hoy ante vosotros tras ser proclamado Rey de Rivas Vaciamadrid. Inicio mi reinado con una profunda emoción por el honor que supone asumir la Corona, consciente de la responsabilidad que comporta y con la mayor esperanza en el futuro de nuestro pueblo, hoy estado. Una nación forjada en los últimos 9 días, como respuesta a la sinrazón y el totalitarismo republicano, que pretendieron subvertir los más altos valores de nuestra patria, como son los colores de la selección de futbol, la tortilla de patatas y que nos caiga mal Gerard Pique, valores compartidos por siglos de Historia y que de un plumazo morado pretendieron extirparnos”

El discurso recogía también otros temas de interés: “Se abre ante nosotros un futuro de esperanza y promisión, donde por fin podamos reinstaurar los festejos taurinos en las fiestas patronales y dejar de traer grupos de melenudos a los conciertos”. Respecto a la recuperación del orden tradicional, el nuevo monarca aseveró que “Hoy podemos afirmar tajantemente que por fin, tras estos 9 días de calvario, nuestro pueblo vuelve a la senda constitucional, con la coronación de un Rey que debe atenerse al ejercicio de las funciones que constitucionalmente le han sean encomendadas y, por ello, ser símbolo de la unidad y permanencia de todos los ripenses sin distinción de credo o ideología, que asuma la más alta representación de nuestro pueblo y arbitre y modere el funcionamiento regular de las instituciones y establezca buenas relaciones de vecindad con los territorios limítrofes o al que en su caso no le tiemble el pulso si hay que invadir la Cañada Real Galiana y poner en vereda a nuestro enemigos. No tengan dudas, de que sabré hacer honor al juramento que acabo de pronunciar; y de que, en el desempeño de mis responsabilidades, encontrarán en mí a un Jefe del Estado leal y dispuesto a ejecutar los designios que como nación nos hemos propuesto”.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s